Menu

Audio en vivo

Get the Flash Player to see this player.

Ver noticias de...

Revisa tu horoscopo

Tarija suma los jamones a la ruta del vino

Tarija suma los jamones a la ruta del vino

Tarija - Santa Cruz - Bolivia.- La producción de uva de mesa en Tarija dará un salto cuando se concrete dentro de unos 15 días la exportación de un primer lote al mercado paraguayo.

El cargamento será de unas 700 cajas de 8 kilos cada una, que tendrán un valor de entre 11 y 12 dólares por caja, indicó Gustavo Vacaflores de la empresa COTA que junto a la Fundación FDTA Valles impulsan la exportación del principal producto de Tarija, exceptuando el gas natural.
Si bien la demanda interna todavía no está cubierta, la exportación es necesaria porque implica un salto de calidad que luego repercute también en un mejor fruto para el mercado interno, agrega Vacaflores.

La producción de uva de mesa en el país se ha incrementado constantemente en el país y este año se pretende ofertar al mercado unas 500 mil cajas de 20 kilos cada una.

Santa Cruz es el principal mercado y absorbe entre el 40 y 50% de la producción, el resto se destina a La Paz, Cochabamba y al resto de las capitales del país.

Se estima que en Tarija hay unas 1.700 hectáreas de cultivo, la mitad destinadas a uva de mesa y el resto para elaboración de vinos y singanis. Unas 1.600 familias se dedican al cultivo de la vid.

El precio es el principal atractivo para que muchos productores se inclinen por la uva de mesa en vez de la uva para vinificación.

El productor Facundo Flores dice que por una caja de 22 kilos de uva de mesa recibe en promedio 120 bolivianos, mientras que por la uva para vinificación pagan igual precio pero por el quintal (46 kilos).

Flores vivió durante 13 años en la ciudad argentina de Varela, donde sembraba tomates y verduras. Hace tres años volvió al país e inicialmente pensó en seguir con el tomate, pero las condiciones del terreno lo desanimaron.

Fue entonces que decidió cultivar uva en un predio que compró en la zona de Sunchu Huaycho, ubicado en el municipio de Uriondo a 18 kilómetros de Tarija. Su experiencia con la vid ha sido grata porque en menos de dos años ya recogió unas 700 cajas de uva que las venderá en Cochabamba y Santa Cruz. Habitualmente la primera cosecha se da a los cuatro años, pero él considera que la preparación del terreno ha sido clave para el buen rendimiento.

Flores forma parte del millar de productores que en los últimos seis años han recibido respaldo para mejorar su producción, dentro del programa de la cadena de la uva patrocinado por la FDTA Valles y la Prefectura de Tarija.
La recuperación de terrenos que antes era erosivos, nuevos sistemas de siembras, irrigación por goteo, implementación de las mallas antigranizo para proteger el cultivo de las heladas son algunas de las mejoras introducidas gracias al programa. /Aldo Aguilera, Tarija

Dos plagas afectan al viñedo

Los cultivos de uva en Tarija se han visto afectados por dos plagas que afectan la hoja y el fruto de la vid, aunque su incidencia no ha afectado el crecimiento de la producción.

El Mildiu es un hongo que ataca a la hoja y provoca que se seque. Si la hoja cae antes de la cosecha puede afectar la maduración de la uva y si cae después es probable que impacte en la cosecha siguiente, dice Gustavo Vacaflores.
La botritis es otro hongo que afecta al racimo que puede ocasionar la pudrición del fruto.

Vacaflores apunta que la cosecha de la uva de mesa merece cuidados especiales. Por ejemplo no se debe tocar el fruto porque eso puede hacer que se pudra en menos tiempo. “Generalmente si usted observa uvas brillosas, es señal que la han manoseado al cosecharla”.

Las principales variedades de uva de mesa que se producen en Tarija son la Cardinal, River, Red Globe, Italia y la Moscatel de Alejandría, que acapara el 80% de la producción.

Una viña de dos hectáreas

Para que un productor pueda autosustentarse se requiere que por lo menos que cultive dos hectáreas, dice Gustavo Vacaflores que colabora en el programa de la Fundación FDTA Valles.

Hoy en promedio, gran parte de los productores tiene media hectárea y el objetivo es que puedan llegar hasta las dos hectáreas.

Para comenzar a sembrar uva se requiere una inversión inicial que oscila entre 20 mil y 30 mil dólares, luego se invierte anualmente entre 3.000 y 4.000 dólares para el mantenimiento del parral.

Si todo resulta exitoso al cabo de 18 meses se puede tener la primera cosecha. Lo ideal es producir unos mil kilos por hectárea, que reportan ingresos brutos de entre 15.00 y 18.000 dólares. El cultivo de uva de Tarija se concentra en el valle central que abarca todo el municipio capitalino de Cercado y parte de los municipios de las provincias Avilés y Méndez.
El Dia

<< Ver mas noticias

Ultimas noticias

Ver mas noticias
Hosting Gratis BoliviaStreaming.Net Musica Online Hosting Gratis BoliviaStreaming.Net